LA OFERTA ENVENENADA DE BANCO SANTANDER. NO CAIGAS EN EL ERROR. BONOS A CAMBIO DE RENUNCIA A ACCIONES JUDICIALES

El 11 de febrero de 2016 y el 28 de marzo de 2016 advertíamos a los afectados por los Bonos de Banco popular sobre la oferta “envenenada” de contratar un “plazo fijo” que se realizaba por parte de Banco Popular. Con tal contratación Banco Popular exigia la firma de UNA RENUNCIA  DE ACCIONES JUDICIALES a los clientes. Algunos de los clientes sucumbieron al engaño y vieron como Banco Popular conseguía su objetivo, INTENTAR EVITAR QUE LOS AFECTADOS PUDIERAN RECUPERAR SU DINERO en los Juzgados. Un despropósito, que en ocasiones hizo un enorme daño a los clientes afectados que no han podido recurar su dinero, (en otros casos hemos conseguido solventarlo en los Tribunales, pero con mucho esfuerzo).

El pasado 13 de Julio, Banco Santander ha lanzado una oferta a los tenedores de Obligaciones Subordinadas y Compradores de acciones en la ampliación de capital, OFERTA ENVENENADA. Ofrece entregar Bonos, PERPETUOS, reiteramos, PERPETUOS, lo que supone que los afectados que accedan a esta oferta NO RECIBIRÁN SU DINERO, inicialmente, nunca.

La remuneración anual es del 1%, lo que en si mismo nada se puede decir, es evidente que dicha remuneración no es nada atractiva, y además BANCO SANTANDER PODRÁ DEJAR DE ABONARLA A SU CRITERIO.

Y por fin, llegamos a la verdadera razón de ser de la oferta envenendada de Banco Santander, la renuncia a acciones Judiciales que se exige al cliente, previa a la contratación de estos “Bonos Fidelización”. Banco Santander, como ya hizo Banco Popular, ofrece este “caramelo envenenado” a los clientes afectados en la intención de salvarse de las decenas o miles de demandas que se entablarán contra ellos, demandas que por otro aldo tienen buienas perspectivas para los clientes.

Por todo ello, desde Salinero Abogados, se ofrecen a todos los afectados a fin de que PREVIAMENTE a la contratación de los Bonos, se pongan en contacto y consulten al respecto, todo ello a fin de evitar sorpresas desagradables, que seguro se podrían producir. De una simple llamada o consulta web, puede depender que puedas recuperar tu dinero o no.

Haz tu pregunta

Nombre (requerido)

Su consulta (requerido)