Los convertibles de Popular tienen minusvalías del 34%

La entidad estudia soluciones para compensar a los inversores que afrontan la conversión obligatoria en acciones este noviembre.

“Nos preocupa el posible impacto que pueda tener el canje de los bonos obligatoriamente convertibles del banco”. Así se pronunció anteayer Ángel Ron, presidente de Popular, durante la Junta de Accionistas celebrada este lunes, sobre los bonos convertibles que lanzó la entidad en 2009 por importe de 700 millones. Y es que estos clientes acumulan abultadas minusvalías.

No obstante, Ron quiso dejar claro que “el banco está trabajando en buscar las soluciones que siendo factibles sean lo más favorables para los bonistas, teniendo en cuenta que hay que respetar también, o al menos en este caso, hay que combinarlo con los intereses de los accionistas”. Fuentes del banco no quisieron matizar de qué posibles soluciones se trata.

Sin embargo, el tiempo apremia. El canje obligatorio de estos bonos, cuyo saldo vivo se sitúa actualmente en 645,26 millones, se producirá el 25 de noviembre de este año si no se cambian las condiciones. La acción está cotizando actualmente 4,653 euros. Tal y como recordó ayer el presidente, el precio de conversión se sitúa ahora en 17,75 euros. Esto implica que el inversor va a recibir unas acciones que cotizan por debajo de cinco euros como si las pagara a esos 17,75 euros, es decir, un 73,79% más caras o, lo que es lo mismo, obtendrá unas minusvalías equivalentes a ese porcentaje, sin tener en cuenta los cupones.

La rentabilidad de los cupones si un inversor espera hasta la conversión obligatoria, es decir, hasta noviembre, se situará en el 39,88%, según datos facilitados por el banco. Por tanto, las minusvalías teóricas se reducirían al 33,91%. Dicho de otra manera, para no sufrir pérdidas, la acción tendría que revalorizarse un 34% en siete meses.

Santander sufrió un caso similar con unos convertibles que comercializó en 2007 por importe de 7.000 millones entre 129.000 clientes. El canje obligatorio se produjo en 2012 con unas pérdidas cercanas al 25%. De ahí que el banco decidiera lanzar una especie de medida compensatoria en forma de unit linked (seguro de ahorro), aunque el cliente debía poner dinero nuevo en este producto y, además, a un plazo de ocho años.

Medidas
Popular ya ha hecho un esfuerzo durante estos años para intentar reducir esas minusvalías, tal y como recordó Ron el lunes. El banco ofreció el canje de los convertibles por otros en 2012 con condiciones más favorables: se alargaba el vencimiento de 2013 a 2015, con lo que se aumentaba el margen para recuperar el precio y se abrían ventanas trimestrales de liquidez para poder convertir los bonos de forma voluntaria. El precio de conversión inicial en 2009 que se fijó fue de 7,01 euros, aplicándole una prima del 10% sobre la cotización de ese momento. Este precio, sin embargo, ha escalado a 17,75 euros por las ampliaciones realizadas por el banco en los últimos años y el contrasplit (1X5) de 2013. Ayer el banco anunció una ampliación de hasta un 0,38% de su capital, con la que hacer frente al pago del dividendo complementario con cargo al ejercicio 2014.

Tras un inicia de año convulso, Popular se ha recuperado en Bolsa, especialmente desde el inicio del QE del BCE, el 9 de marzo. Desde entonces, sube más de un 15% y ya gana un 11,8% en 2015. Los analistas de Santander elevaron el lunes su recomendación a comprar. Le dan un precio objetivo de 6,3 euros, un 35% por encima de su cierre de ayer. No obstante, sus grandes retos pasan por mejorar su rentabilidad y por reducir sus provisiones. El consenso de analistas de Bloomberg no es tan optimista: sólo un 21% aconseja comprar sus títulos, frente al 45% que recomienda su venta.

FUENTE LA EXPANSIÓN.

Haz tu pregunta

Nombre (requerido)

Su consulta (requerido)